Primera sentencia que obliga a VW a devolver el valor íntegro del vehículo trucado.

Un tribunal de Hildesheim sentenció al grupo alemán Volkswagen a devolver íntegramente a un cliente el precio de venta de un coche diésel afectado por el escándalo de la manipulación de motores para falsear emisiones contaminantes. El juez considera que la venta del coche fue un “engaño al consumidor” y reclama el derecho de este a recuperar su dinero, una decisión que abre la puerta a numerosos juicios y reclamaciones en Alemania y en toda Europa.

Mientras las autoridades de EE.UU. ya han obligado a la compañía a recomprar a sus clientes los vehículos con motor trucado, en Europa se estaba limitando hasta ahora a llamarlos a taller y realizar modificaciones de forma gratuita, pero esta sentencia considera insuficiente esa medida y da un trato de fraude al delito cometido por Volkswagen, un trato que la sentencia describe crudamente comparando la venta de estos coches con “la carne de caballo en la lasaña”.

Según ha adelantado el diario local Wolfsburger Allgemeine Zeitung, el fabricante deberá reembolsar los 26.500 euros al demandante, dueño de un Skoda Yeti 2.0. TDI comprado en 2013. La sentencia establece, además, que la empresa obtuvo con este falseamiento de estándares medioambientales una ventaja competitiva sobre otros fabricantes y constata que no es posible calcular las consecuencias técnicas de la manipulación ni descartar un incremento de los costes de mantenimiento del vehículo, detalles que podrían derivar en nuevas indemnizaciones en sucesivos procesos.

El demandante, tiene derecho a que se le reintegre el precio íntegro de compra del vehículo y no que se le pague en relación a su precio actual de mercado.

Los costes para Volkswagen, en la medida en que esta sentencia siente jurisprudencia, pueden ser nefastos. Sólo en los tribunales alemanes varios cientos de demandas del mismo tipo esperan su turno y el fabricante alemán vendió en el mundo unos 9,5 millones de vehículos con el mismo programa en el motor que detecta cuando está en un banco de pruebas y reduce las emisiones contaminantes a la atmósfera para cumplir con los criterios medioambientales, de forma que en condiciones normales, contamina mucho más.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *