Francia tiene claro el desarrollo del autoconsumo

El autoconsumo, es una forma de producción de energía eléctrica muy popular en Europa y sobre la que muchos países ya han empezado a legislar en los últimos dos o tres años. Entre ellos, Francia.

La primera introducción del autoconsumo en la regulación francesa fue en el año 2015, con la “Ley para la Transición Energética y el Crecimiento Verde”. En dicha Normativa, en el artículo 2 de dicha ley afirma que las políticas públicas “apoyan el autoconsumo de energía eléctrica” y en el artículo 119 invita al Gobierno a definir a través de una ordenanza un régimen jurídico para autogenerar y autoconsumir energía, en el que se presente el sistema de autoconsumo y las condiciones que deben tener estas instalaciones. La ordenanza, que se publicó en 2016, ha sido ratificada el pasado 25 de febrero de 2017 por el Parlamento francés, que publicó en el Boletín Oficial una ley para el fomento del autoconsumo de electricidad producida a partir de fuentes de energía renovables.

Según el Ministerio Francés, 5.000 franceses autogeneran su propia energía. No contento con este número, el Gobierno quiere dar aún más impulso.

  1. Por un lado, especifican qué es el autoconsumo, incluyendo en esta el reconocimiento del autoconsumo colectivo (es decir en edificios de viviendas). Se define “autoconsumo” como el hecho de que un generador, consuma la totalidad o parte de la electricidad que produzca con una instalación. Esta definición no precisa que la producción y el consumo deban realizarse en el mismo sitio. Además, el autoconsumo se permite cuando haya varios generadores vendiendo a un consumidor, o cuando exista un productor vendiendo a varios consumidores y pueden formar una asociación, cooperativa o sindicato de copropietarios de un barrio, edificio, etc. ya que la ley no indica qué forma debe tomar.
  2. Los operadores de red (es decir las distribuidoras) están obligados a facilitar el autoconsumo. Deben implementar las disposiciones técnicas y contractuales necesarias, en particular en lo que respecta a la medición de electricidad, para permitir el autoconsumo en condiciones transparentes y no discriminatorias. En España no encontramos más que trabas.
  3. Las instalaciones pequeñas no están obligadas a tener un contrato de venta del excedente de electricidad con un tercero, aunque sí pueden hacerlo.
  4. El establecimiento por parte de la Comisión de Regulación de Energía de peajes de acceso a las redes adecuados para el autoconsumo, que reflejen la reducción de los costes de la red que puede conllevar el autoconsumo y así promover su desarrollo. Las instalaciones de menos de 100 kW tendrán unos peajes de acceso a las redes reducidos.
  5. La simplificación de los procedimientos para las pequeñas instalaciones.
  6. La ley también introduce medidas de exención de impuestos al autoconsumo (contribución al servicio público de electricidad y los impuestos locales sobre el consumo de electricidad).

Sin lugar a dudas, un buen espejo en el que vernos reflejados. Si hubiera una voluntad real por parte del Gobierno Español.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.