La biomasa es la utilización de materia orgánica como fuente energética. Su uso más habitual es las calderas de pellets y estufas de pellets. Abarca un amplio conjunto de materias orgánicas.

Dimensiona tu caldera de biomasa y calcula el ahorro que tendrás con pellets.

En la combustión de las estufas de pellets, se libera la misma cantidad de CO2 que el árbol ha absorbido durante su propio crecimiento, al contrario de lo que ocurre con los combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas natural que liberan en poco tiempo el carbono acumulado a lo largo de millones de años, provocando el desequilibrio medioambiental conocido como “efecto invernadero”.

Por lo tanto, la combustión de las calderas de biomasa y estufas de biomasa y los otros procesos que descomponen la leña no provocan un aumento de la presencia de CO2 en el aire.

Cuidar y gestionar el bosque: una garantía medioambiental para nosotros y nuestros hijos.

Muchas son las ventajas que, actualmente, se pueden obtener de una mejor explotación de las zonas boscosas.

El bosque es un recurso abundante, natural y renovable que se puede usar mediante la producción de biomasas, materiales de origen vegetal como la leña y el pellet.

Leña y pellet, gracias a aparatos altamente tecnológicos y del máximo rendimiento, se redescubren fuentes de energía capaces de respetar el ciclo natural que parte de la fotosíntesis clorofílica, liberando a la atmósfera terrestre únicamente la cantidad de anhídrido carbónico absorbido durante su propio desarrollo.

Combustibles naturales, renovables, potencialmente inagotables, leña y pellet representan una oportunidad para no gastar posteriormente nuestro ecosistema que ya sufre las emisiones de las otras actividades humanas.